Sigue al Gato

sábado, 31 de marzo de 2012

L a Violencia

La Violencia



Hace muchas décadas, que la violencia va apoderándose de las ciudades. Cada día estas, se hacen mas inhabitables.
Hoy en día ya no se vive; se sobrevive. Hay seguridad de salir de casa, pero no hay garantía de volver.

Todos se hacen las mismas preguntas ¿porque? ¿que esta pasando? Las repuestas son evidentes, están delante de nosotros, pero no somos capaces de atacar el mal conociendo su origen.
La violencia nace de la frustración, de la impotencia, de la indiferencia y de las carencias y todas estas anidan en la cuna de la intolerancia. Esa intolerancia que va germinando con el tiempo hasta convertirse en un monstruo sin control, que arrasa y devasta lo que se le pone al paso.

El hombre ha construido un mundo de falsedades, que hoy se le derrumba sin control y lo envuelve en un torbellino del que no puede salir.
El mundo de hoy pertenece a un selecto grupo de privilegiados, que goza de una patente de corzo para navegar por la vida sin estar sujetos a restricciones ni privaciones. En pocas palabras; hay una cofradía que dicta las reglas de juego, que el resto tiene que acatar sin chis ni mus.
Las consecuencias de todo esto son; niños muriéndose de hambre, en una cantidad superior a la de los siglos pasados, hambruna en países que antes no padecían de este mal, millones de ciudadanos sin empleo, millones de hectáreas dejadas de cultivar, millones de seres humanos convertidos en delincuentes por necesidad y obligación.

En este contexto, no podemos dejar de lado a las nuevas generaciones que se encuentran en medio de la nada, tratando de encontrar un camino hacia la verdad.
¿La verdad? ¡Si! La verdad, esa verdad que antes parecía serla, pero que se ha esfumado, porque siempre fue una falacia.
Una verdad siempre se sustenta sobre la solida base de la consecuencia y del ejemplo. Conceptos ausentes en las generaciones pasadas, que sus tentaban sus “verdades” en: el ocultismo, el oscurantismo, puritanismo, el mutismo, la prohibición, incoherencias religiosas, la violencia en vez del dialogo con los hijos y muchas otras cosas, que han ido acumulando una fuerza en su represión, que hoy se refleja en el comportamiento de las nuevas sociedades, que han tomado por bandera el extremismo, que consiste en una doctrina de: nadie cree en nadie y nadie respeta a nadie y para colmo de males tenemos el avasallamiento de los “globalizadores” que se han repartido al mundo como en un pequeño juego de monopolio y están haciendo de nuestras vidas un verdadero infierno. Un dantesco incendio fuera de control.

A todo esto hay que añadirle: la tecnología electrónica que esta convirtiendo al ser humano en autómata. Es común ver por las calles a ese y aquel; con un aparatito metido en las orejas y a el metido en su propio mundo, ajeno al resto o a un tío con ordenador dentro del bus o del metro, en igual actitud.
Una sociedad individualista y ausente. Para los que no tienen acceso al individualismo, solo queda: robar, mostrar su frustración de manera desenfrenada y desquiciada, destruyendo con odio todo aquello que pertenece al mundo que lo agrede y margina.

Ya no hay: la receta y enseñanza de la abuela, el tío que da propina, la familia numerosa que se acoge a si misma y se protege, el hermano mayor a quien respetar, la tertulia, el respeto por el otro y por lo ajeno, los viejos en la casa esperando el domingo para abrazar a sus hijos que llegan con los nietos.
El concepto de familia a caducado, ser padre o madre ya no es importante, porque a un hijo se le compra en cualquier laboratorio y punto; cuando este crezca, sera un idiota mas en un mundo que gira como un trompo sin ton ni son.

Creo que aun los gatos, no hemos perdido esos privilegios y seguimos siendo gatos y bien gatos, al natural con las mismas manías y costumbres, solo que: ya no tendremos al hombre de antes que pueda dispensarnos mas afecto, que el que ahora nos da y de paso a una sociedad que cada vez nos deja sin tejados por tanto edificio que construyen.


14 comentarios:

  1. La violencia, gatito, ya es un mal social generalizado, la gente se deja ir por la ira, el inconformismo mal enfocado...terrible, un cáncer que agobia nuestras pobres sociedades, interesante leerte, minino.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. Mal hacemos con solo aceptar. Hay que intentar revertir la pandemia que puede acabar mas adelante con nuestra especie.
    Un beso y bienvenida siempre.

    ResponderEliminar
  3. Holaaaaaa, micifúz. Una gran entrada, cierta y dura.
    Acabo de vivir la peor pesadilla, al lado de mis hijos. LOS DELINCUENTES QUE NOS ASALTARON en la carretera, están cargados de odio, de violencia, gracias a Dios, salimos sanos y salvos de esto, pero como tú bien dices, no hay seguridad, ni garantía de volver.
    Un abrazote y gracias por tus palabras de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de nosotros y de los estados que podamos revertir, esta pandemia.
      A mas violencia; mas programas sociales, para integrar a los marginados a la maquinaria de la sociedad.
      Mas amor en los hogares, para con los hijos y mas union familiar. No es dificil alcanzar esta meta, solo hay que prponerselo.
      Garcias Nuria por tu visita y enhorabuena por haber dejado atras esa pesadilla que has vivido.
      Los gatos aun no hemos perdido el respeto por nuestro mundo y seguimos teniendo un mundo habitable.
      Un abrazo afectuoso y sincero.

      Eliminar
  4. Estimado amigo Gato: Mucho tienen que ver los medios, la violencia es noticia, la muerte es noticia. Inseguridad, inseguridad, proclaman, a encerrarse en barrios privados, a mirar al que viene por la vereda con miedo a que nos asalten. Siempre hubo inseguridad, solo que ahora al estar globalizado (por los poderosos), ven en los pobres que crearon, un ejército de delincuentes. Desde los púlpitos de las iglesias pregonan "de los pobres será el reino de los cielos", mientras tanto reciben dádivas de ricos que les quieren hacer creer a los pobres que es bueno serlo, no quieren competencia. Ellos son los que crean delincuentes, hambrunas, anafalbetismo, violencia. Los medios a través de diarios y televisión cultivan la mala educación en los jóvenes culturizándoles con costumbres ajenas a sus pueblos, les muestran propagandas que si no consumen tal o cual marca de bebida o ropa estan fuera del sistema, éso lleva a muchos a delinquir para lograr tener una zapatilla que lo hará sentir "importante". Hoy a los 50 años ya sos un viejo, no podés conseguir empleo, y a los 20 te pagan miserias o te esclavizan.
    Lograr detener ésta escalada de violencia se consigue con modelos donde prioricen el trabajo, la educación, la salud, parece una utopía, pero no lo és, a muchos no les combiene ya que es la única manera de permanecer y seguir siendo dominadores
    a través de una economía para pocos.
    Por éso amigo Gato, hay que insistir con los reclamos a nuestros gobiernos para que dejen de ser empleados incondicionales de las grandes potencias, y gobiernen para el pueblo sin intereses políticos ni religiosos.

    Un maullido grande y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor mio:
      Que puedo decir o agregar a un comentariol que supera a la entrada.
      Lo ha dicho todo y mas. Comparto amplia y plenamente todo lo vertido en su comentario.
      En cuanto a eso de que: parece una utopia; para mi no, es solo querer hacerlo.
      Este gato le presenta miks respetos y le envia un afectuoso saludo gatuno.

      Eliminar
  5. La violencia cotiza en bolsa y es un producto algo así como la comida basura, cada vez está más al alcance de cualquiera.
    Tenemos violencia en cualquier lugar sea de ocio, oficial o simplemente a la hora de conversar con alguien que para ser oido o para acallar tu voz grita.

    Hoy en la prensa, viene esta noticia: Un hombre de 77 años se pega un tiro enfrente del Parlamento de Grecia. Llevaba una carta en su haber que decía: Prefiero pegarme un tiro antes que rebuscar en la basura.

    Había pagado durante 35 años ,por su cuenta un seguro para su jubilación. Ahora envueltos en esta ruina de economía y con tanto dirigente corrupto- que ha empobrecido a los pueblos- muchos son los que no lo resisten.
    Bueno, esto es una mota de polvo en la vorágine de corrupción que nos invade por cualquier lugar que desees posar tu vista.

    Todo esto ,para decirte que, estoy de acuerdo con tu comentario,

    La violencia genera violencia, la pasividad... otras cosas, que también se vuelven violentas.

    Un abrazo.

    Moon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moon.
      Como podria contradecirte y como podria negarme a aceptar lo que me dices.
      Si echamos ha andar, los relatos y publicaciones de la prensa; no acabarimos nunca de enterarnos de lo terrible que es el mundo que nos rodea, pero insisto: podemos hacer mucho por cambiar y hacer de nuestro mundo un lugar mejor.
      gracias por tu comentario que esta mas que interesante.
      Este gato detesta la violencia y piensa que hay que edrradicarla.
      Un saludo gatuno para ti.

      Eliminar
  6. Tienes toda la razón del mundo, aunque nos pese reconocerlo. LO que más echo de menos, son aquellas sobremesas con mis padres, mis hermanos, mi marido y mis hijos. Por desgracia nos faltan muchos pero los que quedamos ya no somos los "mismos",nosotros también hemos cambiado...¿Será el ambiente?
    Perfecto tu artículo.
    Un saludo de una ·gata" madrileña

    ResponderEliminar
  7. Este gato se siente muy honrado por tener a una hermosa gata madrileña entre sus lectores.
    Creo que si nos negamos a seguir en el torbellino de este mundo absurdo en que vivimos; podremos volver a recuperar aquello que hemos perdido.
    El gato queda muy agradecido de su presencia por este tejado.

    ResponderEliminar
  8. Bastante buena tu reflexión, hay cosas del pasado que debemos rescatar... como la convivencia tan estrecha en familia y amistades. Se han ido enfriando y alejando, ahgora con todo más fácil, disponemos de mienos tiempo y disponibilidad para hacerlo, que irónico, verdad?
    Un miau con cariño.

    ResponderEliminar
  9. Ua gran verdad. Mas comodidad menos tiempo.
    El individualismo se esta convirtiendo en el modo de vida. Estamos renunciando a todo lo que hemos logrado en miles de años.
    Gracias Sara por la visita, muy interesante tu comentario.
    Otro miu con afecto, ya que entiende mi lenguaje.

    ResponderEliminar
  10. Hola “gato” gracias por tu visita y comentario, pero si te pediría por favor que no me trataras de usted para no sentirme incomodo en el intercambio de comentarios. Al visitar tu blog leo con detenimiento tu última entrada, y debo decir que me agrada tu exposición de una fatídica realidad. Me quedare con mucho gusto para seguirte, y comento.
    La violencia medio que debiera estar ya desterrado en una sociedad civilizada, sigue actuando entre nosotros como si fuera el único fin, por medio del cual unos pocos hacen oír su voz, mientras que la mayoría, perjudicada, ha de seguir aguantando.
    No cabe duda que la violencia en la familia es la base de tanta violencia. Se ve a diario como madres y padres se dañan tanto física como psicológicamente, dando un ejemplo a sus hijos, futuras personas violentas.
    Si no tomamos conciencia cada uno de nosotros de la violencia que generamos en nuestra casa, en nuestro trabajo, en la calle o donde sea que convivamos, no podemos contribuir a que cese tanta violencia en este país tan reprimido.
    Otro caso penoso es que los adolescentes de nuestro país están actuando de una forma vandálica, esto se debe a la formación, a la falta de amor que hay en sus casas, a la falta de conocimientos que le permitan razonar que ponerse una "capucha" y salir a cometer actos vandálicos no es buen camino.
    Está claro y da lástima, que ya ni en nuestro hogar podemos estar confiados y protegidos de cualquier delincuente.
    Que bueno sería que alguien pudiera inventar una "vacuna" contra la "violencia".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No me imagino a un gato, tuteando a un humano, pero ya que me lo pides; no tengo inconveniente en hacerlo. Que te quede claro que: es una cuestion de especie y nada mas.
    Bienvenido Jose a esta tu casa, me agrado mucho tu blog y creo que nuestra manera ver las cosas va por ahi.
    La vacuna que tu pides existe, si esta en cada uno de nosotros, en nuestra actitud frente a los demas, en el amor y comprension que sepamos darles a nuestros hijos. A los hijos hay que darles mucho amor, afecto, comprencion. Hay que hacer que se sientan comodos en casa y que no tengas motivos para buscar en la calle lo que el hogar no les puede dar.
    Dicen los psicologos que: los padres no pueden ni deben ser amigos de los hijos, porque en ello se pierde el respeto.
    Tremendo absurdo; uno no puede dejar de ser padre jamas y cuando el hijo tiene un amigo en casa lo demas es cuestion secundaria.
    Creo que he podido satisfacer tu busqueda de la famosa vacuna.
    Un abrazo gatuno y el agradecimiento por tu presencia en este pequeño rincon.

    ResponderEliminar