Sigue al Gato

viernes, 29 de marzo de 2013

El Mejor De Los Negocios

El Mejor De Los Negocios



Que duda cabe, de que el mejor negocio del mundo es el de la compra venta de armamento bélico. En eso no hay nada que perder, porque es un negocio bien estructurado y con un buen sistema de marketing; respaldado por un excelente soporte técnico y por que no decirlo: con un estudio de mercado de los mas sofisticados del planeta.

Los famosos mercaderes de la muerte, esos que bien podrían ser llamados: brokers del terror, actúan y se encargan de comercializar el producto, para lo cual utilizan toda una red de agentes “incendiarios” encargados. Unos: de encender la mecha y otros de alimentar el fuego producido.

En este fabuloso negocio están involucrados: gobiernos y gobernantes, militares de todos los rangos, mercenarios, políticos de todas las tonalidades; demócratas, republicanos, socialistas, comunistas, social-demócratas, el arco iris completo, con todos los colores de la maldad.
Todos estos “personajes” tienen como estribillo y a manera de eslogan publicitario; una manera muy peculiar de expresarse y es nada mas ni nada menos que utilizando la palabra paz como carta de presentación. La paz, viene y va y en todo discurso esta. Lamentablemente hay que decir, que solo sirve de maquillaje, para encubrir el verdadero rostro de los “pacifistas” que son peores que un asesino en serie suelto en algún lugar céntrico de alguna gran urbe.

Estos brokers de la muerte, son los que se llenan los bolsillos a costa del sufrimiento y el dolor de millones de inocentes, cuyo único delito es haber anhelado la “paz”
Este es un poder oculto, con el que es muy difícil combatir y eliminare, porque no da la cara y se esconde bajo los blancos pliegues de algún traje de gala y sacia sus repugnantes apetitos, con la sangre de sus victimas.

Son incalculables las fortunas que se logran amasar con el negocio de las armas. Estas fortunas igualmente están protegidas y bien custodiadas en los paraísos fiscales como: Gran Caimán, Suiza, Bahamas, Andorra, entre otros. Con el conocimiento y consentimiento de muchas naciones, que a su vez utilizan como tribuna y centros de convenciones a las instituciones, precisamente creadas por ellos para promocionar y fomentar la “paz” entre los pueblos del mundo. No es muy difícil adivinarlo: ONU, OEA, UNANSUR y demás.

Lo lamentable es que, estamos a expensas y a merced de estos criminales inescrupulosos, que no tienen el menor de los remordimientos a la hora de acometer sus obscuros negociados.
Sin embargo, en otras partes del mundo y sin que exista necesidad de conflictos belios, mueren millones de niños por hambre y por enfermedades, sin que nadie haga algo por ellos.
Por eso: cuan do escuches la palabra paz; ponte a pensar.

domingo, 24 de marzo de 2013

Reflexiones De Un Gato

Reflexiones De Un Gato




Cuantas cosas bellas existen en este mundo, pero que poco las apreciamos. Tenemos todo a nuestro alcance para ser felices, sin embargo a cada momento estamos buscando la felicidad y añorandola; sin saber que ella esta a la vuelta de la esquina esperandonos.
Caminamos constantemente de revés y nunca en el sentido de la vida. Hemos perdido el horizonte, no sabemos distinguir: lo bueno de lo malo, ni lo bello de lo feo, la luz de la obscuridad, la verdad de la mentira y así. Nos hemos quedado sin olfato, ese olfato que nos permite percibir los aromas y las fragancias de: el amor, la ternura, y el de las flores del jardín de la vida.
También estamos sordos, sin poder escuchar las bellas melodías que nos regala la vida, cada día y a cada momento. Nos hemos olvidado de los sentimientos y de los gratos momentos.

Hoy luchamos por sobrevivir a: la violencia, la intolerancia y la maldad innata. Somos victimas de un mundo adverso, violento e irreparable. Un mundo que nosotros mismos hemos permitido y permitimos, con nuestra indiferencia y nuestras ansias de tener, tener y tener. Queremos y ansiamos a cada instante; tener mas de lo que tenemos y podemos. Vivimos a una velocidad superior para la que estamos hechos y eso nos acaba a mas prisa y nos hace la vida mas corta y menos placentera. Nuestros placeres; son eximios, pasajeros y fugaces ya no tenemos tiempo ni queremos:
Escuchar un poema, sentir una caricia tierna, real y con sentimiento, recibir una rosa o un clavel, una frase cortes, el buen trato y los buenos modales.
Si quisieramos, podríamos cambiar el mundo en que vivimos, pero para eso tendríamos que: escuchar a la naturaleza y respetarla, estar a su servicio y no servirnos de ella. Respetar a nuestro prójimo, amar sin temor y sin resquemor, ambicionar lo justo y no lo demasiado, perseguir y defender los preceptos de la familia, que es la institución mas antigua y fuerte que el hombre ha creado.
Muchas son las cosas, que podemos cambiar y muchas son las cosas que debemos alejar de nuestros pensamientos, que son las que nos han hecho tanto daño.
Soy un gato que mira la vida desde un tejado y quisiera vivir debajo de el, pero no puedo porque allí abajo; no duraría mucho tiempo con vida. La violencia va y viene sin parar.

sábado, 16 de marzo de 2013

El gato cansado de tanto ir venir por la vida, ha decidido comenzar a tocar temas mas profundos,  menos comunes y mundanos, de los que a menudo nos suelen acompañar en nuestra vida.
Hoy los dejo con esta inquietud:



¿Existe Lo Paranormal?


Mas de uno tiene que haberse hecho esta pregunta en algún momento de su vida, pero creo que muy pocos han encontrado la respuesta y sin temor a equivocarme, puedo atreverme a decir que casi nadie, se atreve a confirmarlo o a negarlo.

Siempre es un tema de largas jornadas peroraticas, con grandes dudas y vacíos inconexos en el tiempo y en el espacio, que nadie se atreve a desafiar.
Para la ciencia, la mejor alternativa ha sido siempre la no aceptacion. Bien sabido es que: la negación de algo es el producto inmediato de la ignorancia.
Cuando la ciencia no se siente capaz de explicar algo, lo primero que hace es refutarlo y esto debido a que se prefiere negar que aceptar. Porque se tiene miedo a errar o caer en contraposiciones, que a la larga puedan restarle credibilidad.

Vivimos en un mundo materialista, en el que solo aceptamos aquello que: vemos, sentimos y tocamos. Lo demás son cuentos o invenciones, sin ningun valor provenientes de personas poco serias y que quieren ganar notoriedad, pero paralelamente a nuestro “mundo” , existe otro mundo y otras dimensiones, inexplicables para nuestro pobre entender.

Lo cierto de es asunto es que: a través de nuestra existencia, el tema de lo paranormal nos ha perseguido y ha convivido, de manera casi inherente a nuestra existencia.
Penas fantasmas, animas, sombras, ruidos, luces, voces, espantos y mil manifestaciones mas, que mas de uno han experimentado en sus vidas, sin encontrar una respuesta contundente para explicarlo.

Para la ciencia: te ha parecido, es efecto de la conciencia y la inconsciencia, una alucinación colectiva,confusión, mala interpretación de las cosas, creencias y mil respuestas mas, que nunca intentan dar una solución.
Curiosamente,existen sacerdotes y hombres de ciencia, que se dedican a estudiar estos fenómenos y por tanto; los aceptan y reconocen en su verdadera dimensión.

Una de las preguntas o inquietudes mas frecuentes es: ¿Porque tu si sientes, escuchas, ves y yo no?
La respuesta a esto es: ¡Claro que si! A mi me pasa, porque yo tengo mas desarrollados otros sentidos, que la mayo ria no tiene.
¿Pero como es esto? Es casi lo mismo como que hay muchas personas que: no pueden pintar como lo hace un artista, ni tener habilidad para los negocios, ni para la literatura y así en todos los campos. Esas mismas capacidades e incapacidades, se repiten en nuestros sentidos: la percepción extrasensorial, el magnetismo, el famoso sexto sentido, la premonición, etc.

No olvidemos que: la policía de países desarrollados, como es el caso de Estados Unidos, recurre a los servicios de videntes, para descubrir y solucionar casos de naturaleza criminal. Con muy buenos resultados dicho sea de paso.
Tenemos otras dimensiones, que existen paralelamente al mundo que conocemos y habitamos de manera consciente y equivocadamente “real”