Sigue al Gato

sábado, 19 de enero de 2013

El Gato ha Vuelto

El gato a vuelto. Luego de una larga caminata por los tejados y casas de la ciudad. Perdido dentro del mundanal ruido.
Siempre amoroso y mimoso. El gato vuelve para recibir las caricias de sus amigos y agradecido por los saludos y mensajes dejados en mi prolongada ausencia.

Los abrazo a todos y todas, con mis pequeñas patas, que si bien no alcanzan para rodearlos, al menos si, muestran mucha amistad.
Un feliz año para todos y les prometo estar a la altura, para nuestras largas tertulias, en noches de luma llena. Al calor de una pequeña fogata, que no ha de faltarnos.
Gracias por esperarme y por confiar un poco en este gato, que tiene fama de ser muy ingrato, pero dejo claro que: es solo fama.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos y la luna, nos llevamos muy bien y yo estoy muy contento de que me estes esperando.
      Mi fiel amiga Moon. Yo tambien añoraba volver.
      Aqui estoy; algo fatigado de tantas andan zas, pero al fin:encontre el camino de vuelta.
      Te merces un beso: con bigote y tambien un dulce ronroneo.

      Eliminar
  2. Hola amigo!, bienvenido a su casa. Seguramente ha regresado cargado de aventuras y mimos de gatas bajo una brillante luna donde derrochó toda su gatuna pasión. Es un placer que estés nuevamente, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Veo con mucha satisfaccion que: me estaban esperando ¡Hay estos humanos!La poesis es siempre tu arma mortal, para llegar al fondo del alma.
    Gracias por esperarme y recibirme nuevamente. Ya comenzare a contarte de mis nuevas aventuras. Primero voy a buscar amis gatos de la tertulia para informarme y luego te cuento lo que hay.
    Un abrazo gatuno amigo Roberto, amigo de siempre.
    ResponderSuprimir

    ResponderEliminar
  5. Esta gata se suma a la felicitación por el regreso. Ya se sabe que los felinos, de vez en cuando, necesitamos salir al encuentro de la vida fuera de las paredes de la vida cotidiana. Los tejados son atalayas bien situadas para mirar, a veces sin ser vistos, y luego ir dejando gravando lo que sucede bajo los tejados con las zarpas.

    Me uno a las tertulias.
    Miaaauuu¡¡

    ResponderEliminar