Sigue al Gato

martes, 29 de enero de 2013

¿Hasta Cuando...?

¿Hasta cuando...?



Como gato que soy y como curioso que también soy. Siempre estoy enterado de todo, pero aveces al enterarme de tanto: mas es lo bueno que lo malo.
Ahora me trae un asunto que me da vueltas en mi pequeña cabecita y son las tragedias que se están produciendo en el mundo y especialmente en: discotecas y centros de esparcimiento que en especial son concurridos por jóvenes.
Yo soy un gato joven, que gusta mucho de la farra y la vida nocturna, pero siempre procuro con mi pandilla de gatos amigos, frecuentar lugares que estén al aire libre y seguros.
Sucede que hace muy poco murieron cinco niñas en el Madrid Arena en España, antes murieron otro tanto en una discoteca en Lima de nombre Utopía y ahora, hay mas de 260 muertos en una de Brasil.
Lo lamentable de este asunto es que: las autoridades, presidentes y demás, salen a hacer declaraciones, en las que juran; investigar y hacer pagar a los responsables. Cosa que no se hace nunca y los muertos; bien muertos se quedan.
La juventud suele ser impetuoso, arrojada y muchas veces por su inexperiencia inconsciente, incapaces de medir los riesgo y el peligro, dando rienda suelta a su sano instinto de disfrutar de la vida y sus momentos.
Pero que hay de las autoridades, que no frenan esta escalada de crimines masivos, que en su mayoría son producto de la ambición y el desmedido afán de lucro de empresarios inescrupulosos, que solo piensan en llenarse los bolsillos a costa de la vida de jóvenes, que solo desean pasarla bien un momento.
Hay que tener mas respeto por la juventud, porque ellos serán los mayores de mañana y con el ejemplo y el trato que se les esta dando: no creo que sean una buena promesa para mañana.
Hay que respetar a los jóvenes y hay que cuidar de ellos. No están para pasarla bien solamente y para engordar a sinvergüenzas, que trafican con sus vidas. Ellos están para que nuestra sociedad les procure un ambiente sano en donde desarrollarse y no para ser victimas de la incapacidad de las autoridades para gobernar.
Los padres de esas victimas, merecen un respeto y merecen que se haga justicia y no que simplemente se metan ala cárcel, a personas que si tienen algo de culpa es la mínima.
Hay que dar un escarmiento a quienes son los verdaderos culpables. A los criminales y traficantes de vidas humanas, que les interesa en lo mas mínimo, la vida de los demás.
Hay: policías, inspectores, regidores y un serie de personas encargadas de reglamentar y autorizar estas fiestas, pero que no cumplen con su deber. Es hora que comiencen a hacerlo, para que no se repitan estos crímenes contra jóvenes inocentes.
Como gato yo me divierto a mis anchas, pero cuido siempre de que mi seguridad sea lo primero.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No cumplen con el deber todos aquellos que sacan tajada de situaciones como éstas, donde lo que prima es cuanto más se gane, mejor, sobrepasando los aforos, y seguridad bajo mínimos (caso Madrid Arena, donde se escondieron las urnas con las entradas vendidas de más) La muerte duele a quién ha perdido la vida de su ser querido; para otros, son estadísticas negras que no les levantan más dolor, que el que les pueda causar una justicia bien aplicada, para hacerles pagar la culpa (si se hace justicia)...Mal asunto. Otro más, de tantos.

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo.

    http://www.youtube.com/watch?v=nOYuhLNwh3A&feature=em-subs_digest

    ResponderEliminar
  5. Hola amigo gato, pasaba a saludarte y a decirte que mi comentario allá por los primeros días de febrero, no figura en tu casa. Cosa rara ésta internet porque había quedado cuando me fuí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No te preocupes Roberto, porque eso pasa muy a menudo.
    Aveces creo que hay muchas fallas y eso provoca malos entendido.
    El gato es muy paciente y no se apurar por eso.
    Asi son los humanos: llenos de fallas.
    Un abrazo gatuno.

    ResponderEliminar