Sigue al Gato

viernes, 29 de marzo de 2013

El Mejor De Los Negocios

El Mejor De Los Negocios



Que duda cabe, de que el mejor negocio del mundo es el de la compra venta de armamento bélico. En eso no hay nada que perder, porque es un negocio bien estructurado y con un buen sistema de marketing; respaldado por un excelente soporte técnico y por que no decirlo: con un estudio de mercado de los mas sofisticados del planeta.

Los famosos mercaderes de la muerte, esos que bien podrían ser llamados: brokers del terror, actúan y se encargan de comercializar el producto, para lo cual utilizan toda una red de agentes “incendiarios” encargados. Unos: de encender la mecha y otros de alimentar el fuego producido.

En este fabuloso negocio están involucrados: gobiernos y gobernantes, militares de todos los rangos, mercenarios, políticos de todas las tonalidades; demócratas, republicanos, socialistas, comunistas, social-demócratas, el arco iris completo, con todos los colores de la maldad.
Todos estos “personajes” tienen como estribillo y a manera de eslogan publicitario; una manera muy peculiar de expresarse y es nada mas ni nada menos que utilizando la palabra paz como carta de presentación. La paz, viene y va y en todo discurso esta. Lamentablemente hay que decir, que solo sirve de maquillaje, para encubrir el verdadero rostro de los “pacifistas” que son peores que un asesino en serie suelto en algún lugar céntrico de alguna gran urbe.

Estos brokers de la muerte, son los que se llenan los bolsillos a costa del sufrimiento y el dolor de millones de inocentes, cuyo único delito es haber anhelado la “paz”
Este es un poder oculto, con el que es muy difícil combatir y eliminare, porque no da la cara y se esconde bajo los blancos pliegues de algún traje de gala y sacia sus repugnantes apetitos, con la sangre de sus victimas.

Son incalculables las fortunas que se logran amasar con el negocio de las armas. Estas fortunas igualmente están protegidas y bien custodiadas en los paraísos fiscales como: Gran Caimán, Suiza, Bahamas, Andorra, entre otros. Con el conocimiento y consentimiento de muchas naciones, que a su vez utilizan como tribuna y centros de convenciones a las instituciones, precisamente creadas por ellos para promocionar y fomentar la “paz” entre los pueblos del mundo. No es muy difícil adivinarlo: ONU, OEA, UNANSUR y demás.

Lo lamentable es que, estamos a expensas y a merced de estos criminales inescrupulosos, que no tienen el menor de los remordimientos a la hora de acometer sus obscuros negociados.
Sin embargo, en otras partes del mundo y sin que exista necesidad de conflictos belios, mueren millones de niños por hambre y por enfermedades, sin que nadie haga algo por ellos.
Por eso: cuan do escuches la palabra paz; ponte a pensar.

1 comentario:

  1. Holaaaaaaa, felíz de visitarte y encontrar un cálido espacio y sobretodo acogedor.
    Una nota muy interesante, te felicito por ello.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar